Despidos de la Premier League: ¿reaccionario o un paso en la dirección correcta?

160 Views

Cuando se me ocurrió la idea de esta pieza, Brendan Rodgers acababa de ser despedido del Leicester City, lo que lo convirtió en el undécimo entrenador en ser relevado de su trabajo en la Premier League en la temporada 2022/23.

Horas más tarde, Graham Potter haría lo mismo como el duodécimo.

Once despidos en una temporada ya es un récord, por no hablar de doce. Esto plantea la pregunta: ¿los clubes de la Premier League son inmaduros o están, como dicen los aficionados a las redes sociales, “cocinando algo”?

Exploraremos ambos ángulos en las siguientes secciones de este artículo.

Los despidos de la Premier League 2022/23

Antes de la muy salvaje temporada 2022/23, la mayor cantidad de despidos que ocurrieron en la Premier League en una temporada fue de 10. Esto sucedió en cuatro ocasiones: 2008/09, 2013/14, 2017/18 y 2021/22.

Ahora, se sabe que la Premier League es un campo duro para los entrenadores, pero en todas estas temporadas, 10 despidos parecieron demasiado para los fanáticos y expertos. 22/23 ha llegado ahora para demostrar que las cosas pueden empeorar (o mejorar, dependiendo de cómo se mire) cuando se trata de las exigencias de los entrenadores que se atreven a subirse al cuadrilátero de la máxima categoría del fútbol inglés.

Comenzando con el despido de Scott Parker por parte de Bournemouth el 30 de agosto, apenas tres semanas después de iniciada la temporada, ha habido un promedio de un despido por mes desde entonces.

En septiembre, Thomas Tuchel dejaría el Chelsea por una mala racha de partidos (se puede argumentar que la destitución del alemán es una muestra de poder de los nuevos propietarios del club, quienes se propusieron desmantelar todo lo que aún ataba al club a Roman Abramovich en su primer tres meses), y en octubre se producirían dos despidos.

Leer:  Los clubes de la Premier League han arruinado el mercado de fichajes

Primero, Wolverhampton Wanderers se separó de Bruno Lage el 2 de octubre por no lograr resultados a pesar de que el equipo estaba jugando lo suficientemente bien, luego Aston Villa siguió dejando ir a Steven Gerrard, quien rápidamente aprendió que dirigir en Inglaterra no es lo mismo que gestión en Escocia.

Ralph Hasenhuttl dejaría Southampton en noviembre antes de que la Copa Mundial de la FIFA 2022 les diera un respiro a todos los demás entrenadores en diciembre. El Everton volvería a poner la pelota en marcha con la destitución de Frank Lampard, que es uno de los pocos despidos cuya ocurrencia fue unánimemente acordada por todos como la más merecida.

En febrero, Jesse Marsch dejaría Leeds unas semanas después de conseguir a sus jugadores preferidos en la ventana de transferencia de enero y no tener la oportunidad de trabajar con ellos, y Southampton despediría a su segundo entrenador de la temporada en el novato Nathan Jones cuya carrera fue tan tristes como vienen.

Patrick Vieira y Antonio Conte acapararían los titulares de marzo por sus despidos de los clubes londinenses Crystal Palace y Tottenham Hotspur, antes de que Rodgers y Potter robaran los titulares el 2 de abril.

Algunos gerentes todavía están bajo el microscopio, lo que lleva a nociones de que podría haber más despidos en abril con el final de la temporada a menos de doce semanas.

¿Estos saqueos realmente funcionan?

El fútbol se juega en el campo (y en los campos de entrenamiento de los distintos equipos profesionales) pero fuera de él siempre hay discusiones sobre las cosas que pasan o deberían pasar.

Leer:  ¿Podrán Messi y Argentina ganar a la obstinada Croacia?

Algunas de esas discusiones tienen en cuenta las decisiones que toman los entrenadores del equipo: qué jugadores deben firmarse, cómo deben verse las camisetas de la nueva temporada y qué entrenadores deben ser despedidos.

Se desconoce cuánta influencia tienen fuerzas externas como la afición del equipo y los medios de comunicación en la toma de decisiones de los jefes, pero lo cierto es que se siente su pulso para tomar decisiones.

Los despidos más recientes de Potter y Rodgers son un gran ejemplo de cómo se siente el pulso de los fanáticos y los medios. Estas decisiones, cuando se toman, también apuntan al hecho de que los jefes de los clubes buscan ganarse a los fanáticos y los medios de comunicación capitalizando el fenómeno del “rebote del nuevo entrenador”.

Para los no iniciados, el fenómeno es lo que ocurre cuando un nuevo entrenador aporta una nueva energía, aura, disciplina e interacción con los medios al club que los impulsa a obtener un resultado positivo tras otro.

En la historia reciente, el nombramiento de Unai Emery tras la salida de Gerrard del Aston Villa es un buen ejemplo. Retrocediendo un poco, podemos señalar el nombramiento de Tuchel después del despido de Lampard en Chelsea, lo que condujo a una racha impresionante que trajo algunos títulos selectos a Stamford Bridge.

¿El problema? De los últimos 15 despidos de la Premier League, solo seis han funcionado y de esos seis, ninguno ha funcionado a largo plazo (dos años o más). Se vuelve aún peor cuando lo reduce al final de la temporada.

De los últimos 39 despidos realizados en febrero o marzo, solo siete han sido éxitos a corto plazo. Esta es una estadística terrible que, de alguna manera, los jefes de club tienden a pasar por alto al tomar sus decisiones.

Leer:  LOS FRACASOS OFENSIVOS MÁS CAROS DE LA PREMIER LEAGUE

El fútbol es amado por su imprevisibilidad y los jefes también lo saben, por eso toman los riesgos que toman. Sin embargo, hay mucho que decir sobre el entorno que conduce a estos despidos sin sentido.

el veredicto final

La Premier League no tiene paralelo en muchas áreas, especialmente en el alcance que lleva a muchas fuerzas externas que quieren opinar sobre el tipo de fútbol que quieren ver.

Esto crea un ambiente hostil que genera impaciencia y fanáticos tóxicos que hacen berrinches ante la menor caída, y expertos de los medios que se apresuran a criticar a un gerente si sus opiniones sobre cómo se debe administrar un equipo no se toman en serio.

La locura por el éxito en el escenario europeo también es un gran factor que contribuye, ya que la Premier League en todo su esplendor no ha podido producir muchos campeones europeos en todos los niveles.

Los despidos son en su mayoría reaccionarios y los clubes harán con un poco de paciencia porque el fútbol, como la vida, es una institución que se suele construir desde cero.

Please follow and like us:
error 20
fb-share-icon
Tweet 20
fb-share-icon20

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *