¿Por qué el Manchester United ya no puede atraer a las mejores estrellas?

302 Views

La situación actual de una de las casas históricas del fútbol es realmente preocupante, no sólo desde el punto de vista del Manchester United, sino desde un punto de vista general. Los otrora reyes de Inglaterra han caído en un abismo perpetuo de mediocridad sistémica. Han caído tan lejos de la cima que es difícil imaginar que vayan a más.

Desde la retirada de Sir Alex Ferguson, el club sólo ha ganado cinco trofeos, ninguno de ellos el tan codiciado trofeo de la liga. Son cinco trofeos en casi una década, una abominación para un club tan grande como el United, se diría. Los cinco trofeos no son algo de lo que un aficionado medio del United pueda sentirse orgulloso.

Por supuesto, con los fracasos vinieron rodando cabezas. Desde 2013, el United ha contratado a cinco entrenadores, seis si se añade el mandato interino de Ralf Rangnick. Aunque no se puede argumentar que Mourinho haya disfrutado de la mejor etapa de todos, también es cierto que ha sido el más criticado y escudriñado.

Aunque los aficionados del United han tenido que lidiar con la mediocridad durante la mayor parte de la década, la temporada pasada fue la más baja para el club. El club acabó en una “halagadora” sexta posición y con una diferencia de goles de cero, además de ser totalmente vapuleado por sus principales rivales, como el Liverpool y el Manchester City.

La temporada supuso un brutal golpe de realidad para unos aficionados que tenían muchas esperanzas puestas en la siguiente temporada, especialmente si venían de un segundo puesto y de ser finalistas de la Europa League. Por no hablar de la ilusión que generó el regreso de la superestrella portuguesa Cristiano Ronaldo y el fichaje de talentos de talla mundial como Raphael Varane y Jadon Sancho.

Atrás quedaron los días en los que el United era un bastión de talentos y era venerado en toda Europa y atraía a los mejores talentos. Entonces, ¿cuáles son las razones del grave declive del gran Manchester United?  Y lo que es más importante, ¿por qué los jugadores apenas consideran Old Trafford como un destino digno hoy en día? Echemos un vistazo a las probables razones.

Leer:  Opinión: El Manchester United necesita urgentemente un nuevo portero

Despilfarro en el gasto

Desde 2013, el Manchester United ha gastado más de 1.000 millones de libras en fichajes y más de 2.000 millones de libras en la liquidación de los sueldos del personal jugador y no jugador. Esta cifra es una de las más altas del fútbol mundial y es absolutamente un despilfarro, dado el actual nivel de mediocridad del club.

Jugadores como Paul Pogba y Ángel Di María costaron al club brazos y piernas, mientras que sus actuaciones dejaron al club con un sabor agrio tras sus salidas. En un movimiento que resume mejor los malos negocios, el primero se reincorpora a la Juventus en una transferencia gratuita.

Cuando se piensa en la palabra “despilfarro”, el United debería venir a la mente. El club ha sido tan descuidado financieramente que otros clubes europeos lo ven ahora como una vaca lechera para resucitar sus finanzas, como podemos ver obviamente en la saga del traspaso de De Jong.

El club también ha pagado en exceso por algunos jugadores, en particular por Harry Maguire. El defensa inglés ha hecho hasta ahora muy poco para devolver la confianza que el club depositó en él al batir el récord mundial de la tarifa por un defensa. Además, fue fichado casi de inmediato como capitán y sus actuaciones han estado muy por debajo del nivel de un jugador de 80 millones de libras.

Los salarios de la mayoría de los jugadores del United también son simplemente escandalosos. Hasta ahora, el club ha encallado sobre todo por el despilfarro.

Elección errónea de los entrenadores

Leer:  El impacto del falso 9 en el fútbol moderno frente al delantero centro

Esto se ha convertido en un tema recurrente en Old Trafford. Esto no quiere decir que los entrenadores contratados desde 2013 hayan sido malos entrenadores, pero los resultados y los estilos de juego simplemente lo han reflejado,

David Moyes llegó al United tras un triunfo en la liga de despedida de Ferguson, pero la calidad de los jugadores con los que se encontró simplemente no era lo suficientemente buena. Siempre será un misterio cómo Ferguson ganó la liga con ese equipo.

Sin embargo, sus tácticas eran realmente poco claras, el equipo luchaba en todos los frentes, y salvo la temporada pasada, la 2013/14 tiene que ser la peor temporada post-Fergie.

Entonces llegó el maestro holandés Louis Van Gaal, que acababa de conseguir el bronce con la selección holandesa en Brasil.

Su táctica fue considerada como basada en la posesión del balón y en ella sus equipos presionaban al rival manteniendo la posesión del mismo durante largos periodos. Sin embargo, no consiguió transformar la posesión en goles, lo que le llevó a la destitución.

Los otros entrenadores tenían su propia filosofía, que prometía al principio, pero que acabó en la desesperación y el fracaso. Aunque Mourinho ganó tres trofeos para el club, su fútbol fue calificado de “aburrido”.

El favorito de la afición, Ole Gunnar Solskjaer, fue quizás el peor de todos y no tenía ningún plan.

Se dejó llevar por la suerte hasta que se le acabaron las ideas. El caso de Ralf Rangnick es demasiado tedioso y terrible para analizarlo.

Sin un estilo de juego definido

Como es de esperar, la mala elección de los entrenadores vino acompañada, obviamente, de un estilo de juego inexistente. El equipo del United es tan malo que incluso los mejores talentos han llegado al club y han parecido mediocres debido a un enfoque terrible de la táctica o a la ausencia de la misma.

Leer:  Liverpool 9-0 Bournemouth: Otras veces que ocurrió esto en la Premier League

Aunque muchos han afirmado que el despido de Van Gaal fue un error, ya que en verdad tenía el estilo de juego más definido entre todos los entrenadores desde 2013, su enfoque no dio los resultados necesarios deseados.

José Mourinho y Ole Gunnar Solskjaer practicaban un fútbol de contraataque que a veces funcionaba y otras no. A Ole se le criticó que, en la mayoría de los casos, tenía dificultades para doblegar a los rivales más batidos, ya que su estilo parecía ajustarse principalmente a los partidos grandes.

Rangnick llegó y prometió un fútbol de presión, pero sólo consiguió presionar los corazones de los aficionados del United con algunas de las peores actuaciones de la historia del club.

Falta de trofeos

Esto es importante para todos los jugadores de alto nivel; ganar trofeos es importante ya que es lo que diferencia a los jugadores de alto nivel de sus homólogos. Para intentar convencer a los mejores jugadores de que se unan a tu club, es muy importante tener un proyecto ganador, y hasta ahora el United no tiene nada que ofrecer, dada su reciente alergia a ganar títulos.

Cuando comience la temporada 2022/23, los aficionados del United harán bien en recordar que será la décima temporada que el club pasa sin levantar la Premier League y la sexta sin ganar ningún trofeo. Esta es una tendencia a la que el nuevo entrenador Erik ten Hag debe poner fin si el United quiere recuperar su atractivo en el mercado de fichajes.

Aunque los Diablos Rojos están en horas bajas, la historia, la afición y la destreza comercial del club siguen intactas. Los nuevos directivos y el gerente deben encontrar la manera de conseguir los jugadores “adecuados” por la cantidad adecuada y devolver a este club al lugar que le corresponde

Please follow and like us:
error 20
fb-share-icon
Tweet 20
fb-share-icon20

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *