Estadísticas de despidos: ¿Klopp será el próximo?

154 Views

Cuesta creer que a estas alturas de la temporada el Liverpool se encuentre en la 10ª posición de la Premier League. Ha sido una temporada en la que el equipo de Jurgen Klopp ha tocado fondo tras fondo, sin que parezca haber forma de enderezar el rumbo.

Cuando el Liverpool sufrió aquella vergonzosa derrota por 4-1 ante el Nápoles, todo el mundo lo consideró una casualidad y un mal día en la oficina que le puede pasar a cualquiera, pero poco sabíamos que era sólo un anticipo de la locura que se avecinaba.

Desde entonces, ha habido varios momentos de la temporada en los que uno se preguntaba “¿seguro que esto no puede ir peor?”, y ocurrió algo aún peor.

Su sorprendente derrota a domicilio ante el recién ascendido Nottingham Forest fue seguida de otra sorprendente derrota en casa ante el Leeds United.

A esta racha de dos derrotas consecutivas siguieron inmediatamente resultados positivos antes del parón mundialista. Desde su regreso de la Copa Mundial, el Liverpool ha ofrecido uno de los peores partidos de su historia bajo la dirección del técnico alemán.

Desde que terminó la pausa mundialista, el Liverpool ha sido superado en el estadio comunitario por el Brentford, y en el Amex Stadium por el Brighton and Hove Albion en dos ocasiones.

Recientemente, el Wolverhampton Wanderers le endosó un 3-0 que supuso su séptima derrota de la temporada en la Premier League.

Para contextualizar, el Liverpool jugó un total de 64 partidos la temporada pasada (todos los partidos que un equipo inglés podría jugar en todas las competiciones) y sólo perdió cuatro veces. El Liverpool ha igualado y casi duplicado esa cifra en sólo 20 partidos de Liga disputados.

Un equipo que estuvo cerca de ganarlo todo ha quedado reducido a uno que no puede comprar una victoria por el momento. Ya no hay monstruos de la mentalidad.

La afición está apuntando sus dedos en varias direcciones, buscando a alguien a quien culpar y mientras algunos culpan al personal de juego y a la junta directiva, otros han dirigido su ira hacia el entrenador, Jurgen Klopp.

¿Por qué tiene problemas el Liverpool?

En esta sección, tratamos de dar sentido a toda su situación. Como ven, los problemas del Liverpool van más allá de una sección o parte del club, hay diferentes partes que están defectuosas.

Formación de la plantilla

No hay duda de que el Liverpool ha reunido uno de los mejores equipos de la era moderna de la Premier League y ha cosechado los frutos de la contratación inteligente de FSG a lo largo de los años, pero ahora parece que el zapato está en el otro pie y los aficionados desean que la junta se vaya.

Es posible que hayan acertado la primera vez con la contratación, y esto es todo lo que han hecho al formar la plantilla actual, pero su toma de decisiones desde entonces ha sido muy deficiente.

Leer:  Momentos en los que la Premier League llegó al final

Debido a la cantidad de éxitos que el Liverpool ha logrado en los últimos años, el club dejó de mirar a largo plazo y eso dificultó su planificación de la sucesión. Un ejemplo de ello es el centro del campo del Liverpool.

Desde la llegada de Naby Keita en el verano de 2017, Thiago Alcántara es la única opción de centrocampista que han fichado para el primer equipo. También trajeron cedido a Arthur Melo, pero apenas ha dado patadas a un balón por sus problemas de lesiones.

El trío de centrocampistas titulares del Liverpool, Fabinho, Jordan Henderson y Thiago, son jugadores de más de 30 años que no tienen las piernas de antaño y no tienen la cobertura suficiente para correr grandes distancias como quiere Klopp con tanta frecuencia.

Hacía tiempo que era obvio que la falta de opciones suficientes en el centro del campo podría acabar siendo la perdición del Liverpool, y el verano pasado habría sido un buen momento para incorporar refuerzos en el centro del campo (que no fueran cesiones temporales), pero extrañamente decidieron hacer otra cosa.

El Liverpool fichó a Darwin Núñez, del Benfica, por 100 millones de euros, y a Fabio Carvalho, un joven y talentoso centrocampista ofensivo que no es para nada el perfil de jugador que le gusta al Liverpool en el centro del campo. Empezaron la temporada sin un centro del campo fuerte y lo pagaron.

Cuando llegó enero, parecía la oportunidad perfecta para que el Liverpool incorporara a un centrocampista que necesitaba desesperadamente, pero en lugar de eso añadió otro atacante a su ya pesada delantera y se anunció un acuerdo de 42 millones de euros por la sensación de la Copa Mundial, Cody Gakpo.

Algunos se alegraron de que el Liverpool se adelantara al Manchester United, pero otros se preocuparon por la falta de efectivos en el centro del campo.

No han intentado reforzar sus opciones en el centro del campo y sus nuevos fichajes en ataque no están marcando suficientes goles en los momentos importantes como para empujar al club de Merseyside hacia arriba en la tabla. Actualmente se encuentran en un profundo agujero que ellos mismos han cavado. Si tenemos en cuenta la pésima forma de Fabinho, especialmente en lo que va de temporada, su decisión parece cada vez más desconcertante.

No es de extrañar por qué los aficionados quieren que FSG se vaya..

Lesiones y fatiga

Con la enorme cantidad de fútbol en la que ha participado un deportista de alto nivel en los últimos 18 meses, no es imposible que sufran fatiga acumulada, y esto es especialmente cierto en el caso de los jugadores del Liverpool. Como se mencionó anteriormente, los Reds jugaron cada partido disponible para ellos durante toda una temporada en 2021/22. Llegaron a todas las finales de Copa y estuvieron en la lucha por el título con el Manchester City hasta el último día de la temporada.

Leer:  Los mejores jugadores de la mitad inferior de la Premier League

El partido de la Community Shield contra el Manchester City fue solo 63 días después de la derrota del Liverpool en la final de la Liga de Campeones contra el Real Madrid, lo que la convirtió en la tercera temporada más corta de la historia del club. Esto significaba que los jugadores tendrían poco tiempo para descansar entre temporadas, lo que supondría un enorme problema.

En agosto, el Liverpool ya tenía hasta 10 jugadores en la mesa de tratamiento. Ahora mismo, el Liverpool tiene a Luis Díaz, Virgil Van Dijk, Diogo Jota y Arthur lesionados, y la mayor parte de la plantilla disponible lucha por estar en forma.

El estilo de juego de Jürgen Klopp requiere que su equipo esté en óptimas condiciones físicas y mentales, y todas las lesiones que han sufrido en diferentes momentos de la temporada sugieren que están lejos de estar en óptimas condiciones físicas. Con todas las derrotas que han sufrido, especialmente en los últimos tiempos, cabe suponer que su fuerte mentalidad de equipo también ha sufrido un duro golpe.

¿Es Jurgen Klopp el problema?

Así lo cree una parte de la afición del Liverpool, y con razón. El alemán se ha mostrado frustrado en la línea de banda y en las ruedas de prensa. Algunas de las excusas que ha dado han sido frustrantes para algunos aficionados.

Desde el despotrique sobre los campos secos al principio de la temporada, después de su empate contra el Fulham, hasta el problema con las jugadas a balón parado del Brentford recientemente, todo es un poco nauseabundo en este momento.

Quizá el mayor defecto de Jürgen Klopp sea su lealtad. Cuando comparas a este Liverpool con el Manchester City con el que ha competido por un título de Premier League tras otro en los últimos cinco años, te das cuenta de que el equipo de Pep Guardiola ha visto cómo se marchaban caras clave y cómo llegaban caras nuevas para reforzar el equipo.

En el caso del Liverpool, la estrategia de “si no está roto, no lo arregles” y la preferencia por que Jürgen Klopp siga en la misma línea ha provocado que toda la jerarquía se muestre complaciente con el futuro del club. La falta de una revisión adecuada de la plantilla les ha puesto en una situación en la que todavía juegan con James Milner, de 36 años, en el centro del campo o en el lateral derecho.

La baja forma de Fabinho como resultado de jugar una tonelada de fútbol en el último año sin tener ninguna cobertura para él es otro indicador.

Leer:  LA CRISIS DEL CHELSEA: CÓMO SE LAS ARREGLARÁ EL

Esta temporada se ha demostrado la necesidad de una remodelación de la plantilla y los informes sugieren que Klopp es todo en una reconstrucción potencial, pero muchas cosas pueden suceder entre ahora y el final de la temporada. Klopp firmó un nuevo contrato con el Liverpool el pasado mes de abril, que se extiende hasta 2026, pero si la suerte del Liverpool no cambia a tiempo, los altos mandos podrían tener que considerar su posición.

¿Quién podría sustituir a Jurgen Klopp?

Si las cosas siguen yendo de mal en peor para el Liverpool y deciden despedir al entrenador, habrá grandes entrenadores en el mercado dispuestos a sustituir a Jürgen Klopp. Vamos a hacer un resumen de una lista corta de entrenadores que podrían asumir el papel de entrenador del Liverpool si eso llegara a suceder.

Thomas Tuchel: El ex entrenador del Chelsea lleva sin trabajo desde que fue despedido a principios de esta temporada y la perspectiva de dirigir a otro gran equipo inglés le interesará sin duda.

The German already has an established reputation as one of the best managers on the planet and is a UEFA Champions League winner.

Diego Simeone: Diego Simeone como entrenador del Liverpool supondrá un claro cambio en el estilo de fútbol que se practica ahora mismo en Anfield. Independientemente de este caso, Simeone es el tipo de entrenador al que le encantaría un club como el Liverpool y el ambiente que puede generar.

Pep Lijnders: Seguramente, la mano derecha de Jürgen Klopp será considerada para el puesto. Pep Lijnders es muy respetado tanto por Klopp como por la gente que rodea al Liverpool, y está dispuesto a intentar convertirse en entrenador jefe cuando termine su etapa en el Liverpool. Si Klopp es destituido, o se marcha por cualquier otro motivo, podrían ir a por él.

Julian Nagelsmann: Otro alemán en esta lista es el entrenador del Bayern de Múnich. Con su equipo en una seria carrera por el título, que el Bayern no gane la Bundesliga puede significar el final de la etapa de Nagglesmann en Baviera. Si se marcha al mismo tiempo que Klopp, el Liverpool intentará ficharlo.

Steven Gerrard: El regreso a Anfield de Steven Gerrard, leyenda y mejor jugador de la historia del Liverpool, sería digno de un cuento de hadas, pero la cuestión es que la etapa de Gerrard en la Premier League no fue bien y fue despedido a principios de esta temporada.

Sin embargo, lo hizo muy bien en el Rangers, y el Glasgow Rangers es uno de los equipos más grandes de Escocia. Ganó la Liga con ellos, así que entiende las exigencias de dirigir a un grupo de jugadores que quieren ganar títulos, y el Liverpool podría tenerlo en cuenta.

Please follow and like us:
error 20
fb-share-icon
Tweet 20
fb-share-icon20

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *