Estrategias profesionales: Un análisis de las formaciones de fútbol más eficaces

184 Views

Las formaciones de fútbol son estructuras en las que un entrenador encuadra a un equipo para amplificar los puntos fuertes y cubrir las debilidades de su equipo, al tiempo que expone las debilidades y anula las fortalezas del rival.

La mejor formación de fútbol absoluta no existe porque los mejores equipos de fútbol idean diferentes estrategias para garantizar una gran estabilidad defensiva, el dominio en la batalla del centro del campo y un ataque eficaz en el tercio final.

En este artículo, vamos a ver algunas de las mejores formaciones y sistemas de fútbol que se utilizan actualmente en el fútbol moderno.

Formación 4-4-2

La formación 4-4-2 es una de las formaciones de fútbol más conocidas no sólo por los expertos, sino también por los aficionados.

La formación 4-4-2 tiene una línea defensiva de cuatro defensas, cuatro jugadores en el centro del campo y delanteros centrales.

4-4-2 en ataque

Cuando los jugadores de una formación 4-4-2 tienen el balón, se espera que creen ocasiones para que sus dos delanteros marquen los goles.

¿Cuáles son las funciones de los dos delanteros?

La pareja de delanteros en un 4-4-2 suele estar formada por un hombre más corpulento y un delantero más pequeño y ágil.

El atacante es el más imponente por sus cualidades físicas.

Su trabajo consiste en ocupar a los defensas centrales, mostrar un buen juego de contención y enlace que permita a su equipo mantener la posesión más arriba en el campo y empujar a la defensa rival más cerca de su propia portería.

Cuando el equipo está en posesión del balón, su capacidad para caer en profundidad y recibirlo puede sacar de su sitio a los defensas rivales y crear espacios por los que correr su compañero de ataque u otros compañeros.

La habilidad aérea también es necesaria para un jugador en esta posición. La presencia constante en el área en esta función exige que el jugador sea bueno en el juego aéreo para llegar al final de los centros y derribar balones largos desde atrás hacia sus compañeros.

El segundo delantero en este sistema es principalmente un jugador más pequeño y ágil, capaz de trabajar tanto en las zonas centrales como en las más amplias.

La mayoría de las veces, el hombre objetivo es el más lento de los dos delanteros.

Esto significa que el segundo delantero debe tener la velocidad necesaria para correr por detrás de la defensa en los desmarques de uno a dos, los pases en profundidad y los balones largos.

¿Cuáles son las funciones de los centrocampistas centrales?

La línea de centrocampistas es la segunda línea en una formación 4-4-2. Está formada por dos centrocampistas. Está formada por dos centrocampistas centrales y dos centrocampistas extremos.

Cuando este equipo practica un fútbol de posesión, se espera que los dos centrocampistas centrales tengan la capacidad de recibir pases de la defensa y sirvan de enlace entre la defensa y el ataque.

Durante las jugadas ofensivas, uno de los dos centrocampistas puede adelantarse o desplazarse a las zonas más amplias para crear desbordes con el lateral y el extremo, mientras que el otro se queda en el centro para garantizar la cobertura en caso de que el equipo pierda la posesión.

Las funciones de los centrocampistas extremos

Durante las jugadas ofensivas, los centrocampistas anchos tienen licencia para empujar hacia delante desde su posición central y adentrarse en territorio rival.

Dependiendo de las instrucciones de los entrenadores, pueden adelantarse a los laterales o jugar en los espacios intermedios y tratar de sembrar el caos en los espacios entre el defensa central y el lateral.

Los jugadores en esta posición ofrecen amplitud y juego directo mediante regates en el área o centros hacia los dos delanteros.

También deben combinarse con sus laterales en la superposición o el desmarque, así como con los centrocampistas centrales que se desplazan a lo ancho para crear sobrecargas por ese lado.

El papel de los cuatro defensas

En el fútbol moderno, los defensas centrales deben ser más hábiles con el balón en los pies cuando tienen la posesión.

Leer:  Mbappé regresa a los entrenamientos del PSG después de resolver la disputa con el club

Con una buena conciencia posicional y técnica, los defensas centrales son capaces de pasar el balón al centro del campo y a las zonas amplias a los laterales y a los centrocampistas anchos.

También son capaces de realizar pases más largos al hombre objetivo o por detrás de la defensa rival a jugadores que corren si es necesario.

Los laterales que están a su lado pueden recibir de los defensas centrales y servir como salida en banda si el centro del campo está siendo cerrado durante el juego de acumulación.

Los laterales también subirán y bajarán por los costados para crear una opción de pase para los jugadores de banda cuando se solapen o corran por debajo.

4-4-2 en defensa

Esta formación es una de las más equilibradas desde el punto de vista defensivo. Una de sus mayores ventajas es la capacidad de forzar los ataques del rival.

Los dos delanteros bloquean el acceso de los centrales a los defensas. Esto obliga a los defensas a abrirse hacia los laterales. La mayoría de los equipos intentarán jugar en torno al mediocampo de cuatro hombres y enviar centros al área, pero los números de la defensa harán frente a las amenazas aéreas.

¿Cuáles son los puntos débiles del 4-4-2?

Esta formación puede dejar a los equipos vulnerables en el centro del campo. Si el rival juega con tres centrocampistas, tendrá un hombre de ventaja en esa posición. Lo mismo ocurre en el lado defensivo del balón. Los equipos que presionan con agresividad pueden ganar la batalla en el centro del campo gracias a la ventaja de 3 contra 2 en el mediocampo.

¿Qué equipos han utilizado/utilizan actualmente la formación 4-4-2?

El Burnley de Sean Dyche era famoso por su sólida defensa y el uso del 4-4-2 en la Premier League inglesa.

El Atlético de Madrid de Diego Simeone es uno de los mejores equipos de la Liga en este momento y lo ha sido durante años utilizando esta sólida formación. Han ganado títulos de Liga y han llegado a varias finales de la Liga de Campeones utilizando el 4-4-2.

Formación 4-2-3-1 (un centrocampista ofensivo)

Al igual que el 4-4-2, el 4-2-3-1 cuenta con cuatro defensas y un doble pivote por delante, pero la diferencia entre ambas formaciones es la presencia de un centrocampista ofensivo que juega por detrás de un único delantero.

4-2-3-1 en ataque

El centrocampista ofensivo central o número 10

El número 10 es el creador clave en esta formación futbolística. En este sistema, se le da libertad para encontrar espacios en distintas zonas del campo con el fin de influir en el juego.

El número 10 puede recibir el balón entre las líneas del centro del campo, caer en profundidad para recuperarlo de los defensas centrales, desviarse para combinar con los extremos y los laterales o incluso centrar él mismo. Si se presenta la oportunidad, el número 10 puede encontrarse en posiciones avanzadas, donde podría proporcionar una amenaza de última línea por detrás de la defensa.

Los centrocampistas ofensivos deben tener una buena percepción del espacio, la capacidad de explorar el campo para saber dónde están sus compañeros y los jugadores rivales en relación con su propia posición y hacer el movimiento correcto.

Delanteros interiores

También conocidos como extremos invertidos, los delanteros interiores son atacantes anchos que juegan en las bandas opuestas a su pie natural (un jugador diestro que juega de extremo izquierdo).

Los delanteros interiores buscan recortar hacia dentro para disparar y crear una ventaja numérica en el centro del campo.

Los delanteros interiores son apoyados por laterales que se superponen a ellos para ofrecer una opción de pase o de señuelo.

Nota: los tres jugadores situados por delante de los dos centrocampistas defensivos y por detrás del delantero en la formación 4-2-3-1 también se conocen comúnmente como los tres centrocampistas ofensivos.

Leer:  LOS FRACASOS OFENSIVOS MÁS CAROS DE LA PREMIER LEAGUE

4-2-3-1 en defensa

Si el equipo que defiende en un 4-2-3-1 presiona, los jugadores anchos se unen al delantero centro para formar una delantera de tres (4-2-1-3) y presionar alto. Algunos entrenadores prefieren empujar al número 10 hacia delante, junto al delantero, y colocar a los extremos en la misma línea que los dos centrocampistas defensivos para formar un 4-4-2.

Otra posibilidad es que el número 10 permanezca detrás del delantero y los laterales se replieguen al centro del campo para formar un 4-4-1-1.

Debilidad de la formación 4-2-3-1

Aunque el 4-2-3-1 es una buena formación ofensiva, que fomenta el fútbol de ataque, también es una formación de fútbol susceptible a los contraataques. Cuando dos delanteros interiores cortan hacia dentro y los laterales hacen carreras solapadas para apoyarlos, las bandas quedan expuestas y los jugadores rivales buscarán explotar esa debilidad corriendo hacia esos espacios.

Esta formación de fútbol sólo emplea un delantero centro, lo que significa que, en ocasiones, el ariete quedará aislado frente a dos defensas centrales.

Con un doble pivote en el centro del campo, un número 10 que opera en distintas posiciones y jugadores de banda que se espera que hagan cosas desde las bandas, los dos defensas pueden preocuparse menos de los demás y más del delantero que tienen delante.

Pueden cortarle fácilmente las vías de pase para evitar que reciba el balón a los pies, así como ocuparse de los centros al área.

Equipos que juegan con la formación 4-2-3-1

El resurgido Manchester United de Erik Ten Hag se ha convertido en uno de los mejores equipos de Europa esta temporada jugando con esta formación futbolística.

El Real Madrid de José Mourinho que ganó la Liga en 2012 y el Inter de Milán que conquistó el triplete en 2010 utilizaban el 4-2-3-1 como formación habitual.

Formación 4-3-3 (un centrocampista defensivo)

Es una de las formaciones de fútbol más famosas que existen. En el fútbol moderno, el 4-3-3 es utilizado por equipos que practican uno de los mejores fútbol ofensivo del planeta.

Esta formación futbolística consta de cuatro líneas distintas. La línea defensiva, formada por los dos centrales y los dos laterales, el centrocampista defensivo central, que juega en la banda derecha de la defensa, dos centrocampistas centrales, que juegan por delante del centrocampista defensivo, y una línea de tres atacantes, formada por un delantero solitario y dos extremos a cada lado.

4-3-3 en posesión

Como se ha mencionado anteriormente, este sistema es utilizado principalmente por algunos de los mejores equipos de fútbol que practican un fútbol ofensivo. Los equipos que prefieren mantener la posesión y construir desde atrás y a través del centro encontrarán alegría en este sistema con la presencia de tres centrocampistas.

Los laterales de ambos lados también pueden moverse hacia dentro para aumentar el número de jugadores interiores o quedarse en la banda y crear sobrecargas en esa zona del campo. Los laterales deberán apoyar el ataque creando una opción de pase en la sobrecarga o como parte de un triángulo ancho.

Cuando se trata de crear ángulos de pase, la formación 4-3-3 es posiblemente la mejor formación futbolística. En la forma 4-3-3, es fácil crear triángulos de pase constantes tanto en las zonas centrales como en las amplias.

Uno de los dos centrocampistas centrales puede desplazarse a lo ancho para unirse al extremo y al lateral de su lado con el objetivo de crear sobrecargas a lo ancho y jugar combinaciones de pases que desorganizarán la forma defensiva del rival.

Papel del centrocampista defensivo central

Mientras que el 4-2-3-1 tiene un número 10 en la punta de su mediocampo, el 4-3-3 en cambio tiene un centrocampista defensivo (o un número seis) detrás de los dos centrocampistas centrales (números 8).

La función principal del centrocampista defensivo central en la posesión es recibir de sus centrales bajo presión y pulverizar pases a sus compañeros en zonas avanzadas.

Leer:  ¿Por qué el Manchester United ya no puede atraer a las mejores estrellas?

Un jugador en esta posición debe tener siempre la cabeza en movimiento, buscando el siguiente pase. Además, debe tener la inteligencia necesaria para saber qué tipo de pase realizar y la habilidad técnica para ejecutarlo de forma consistente bajo presión.

Los dos centrocampistas centrales (números 8)

Esta posición requiere dos centrocampistas versátiles que tengan la capacidad física y técnica para jugar bien en esta exigente posición.

Los números 8 deben poseer la habilidad técnica que les permita sentirse cómodos recibiendo el balón de los centrales, girar y buscar pases mientras están bajo presión.

La capacidad de desempeñar un papel de “box-to-box”, que exige a los futbolistas de esta posición moverse entre su tercio defensivo y el tercio defensivo del rival. Este papel requiere mucha resistencia y fuerza mental.

Dado que los números 8 se sitúan de forma natural entre la línea defensiva y el centro del campo, sus equipos intentarán constantemente darles pases desde allí. A menudo, cuando los futbolistas reciben allí, son cerrados por sus rivales, pero el jugador que recibe debe mostrar aplomo y compostura para mantener la posesión bajo tanta presión.

Los jugadores en esta posición deben saber muy bien cuándo correr hacia el área para apoyar al delantero solitario aportando más presencia en el área. El equipo atacante tiene más peligro y no puede marcar goles con frecuencia.

Los números 8 deben sentirse cómodos moviéndose en zonas amplias para ayudar a crear sobrecargas. Los equipos con mentalidad defensiva tienden a congestionar el centro del campo, lo que significa que habrá espacio para explotar en las zonas más alejadas.

Defensa 4-3-3

Con los tres atacantes en punta, es una de las mejores formaciones de fútbol para los equipos que adoptan un estilo de juego que implica presionar más arriba.

Los tres atacantes pueden permanecer compactos para proteger el centro y obligar al rival a desmarcarse con su juego ofensivo. También pueden abrir espacios en el centro del campo y atraer al rival a una trampa de presión con los tres centrocampistas esperando.

El centrocampista defensivo central sirve de pantalla para los cuatro zagueros e intenta cerrar las vías de pase del rival, así como ayudar a sus compañeros en caso de que se vean desbordados en las zonas centrales.

Si el equipo defensor prefiere replegarse, los laterales se colocarán en la línea del centro del campo para formar un 4-1-4 o un 4-5-1.

¿Cuáles son los puntos débiles de la formación 4-3-3?

Al igual que el 4-2-3-1, el 4-3-3 es una formación muy ofensiva que puede dejar al equipo vulnerable a los contraataques en zonas amplias.

El 4-3-3 utiliza un único delantero centro, lo que significa que la falta de apoyo de los centrocampistas o de los extremos invertidos le dejará aislado.

Equipo famoso que utiliza la formación 4-3-3 en el fútbol

El equipo del Barcelona de Pep Guardiola, que dominó el fútbol jugando uno de los mejores partidos de la historia y ganó dos Ligas de Campeones en tres años, así como su equipo del Manchester City, que ha ganado cuatro Ligas inglesas en cinco años, son conocidos por utilizar esta formación futbolística.

La formación 3-5-2/5-3-2

Aunque esta popular formación futbolística es vista por muchos como una formación defensiva, el 3-5-2 ha demostrado ser una buena formación ofensiva que es utilizada con frecuencia por los mejores entrenadores debido al equilibrio entre defensa y ataque .

3-5-2 en posesión

Esta formación se compone de tres defensas centrales y los defensas de los costados actúan como mediapuntas que ayudan a progresar con el balón y aportan anchura adicional si es necesario.

La amplitud natural, sin embargo, proviene de los laterales. Esta formación se basa en gran medida en ellos para proporcionar el producto final y la entrega de los lados.

Please follow and like us:
error 20
fb-share-icon
Tweet 20
fb-share-icon20

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *